Audiencia Ideal

Cuando se trata de publicidad, creer que tu producto o servicio será del gusto de todos es imposible. Por lo tanto, tener claridad y definir cuál es tu público objetivo es el primer paso para alcanzar el éxito.


Al lanzar una campaña, esperas que sea interesante para la gente, pero antes de eso, debes asegurarte de que tu audiencia sea la correcta para tus anuncios. Al conocer a detalle tu audiencia podrás ofrecer un producto o servicio capaz de satisfacer las necesidades específicas de tu nicho de mercado.



Una audiencia es un grupo de personas caracterizadas por ciertos datos demográficos y comportamientos en común, es el perfil de usuario con el que nuestra marca tiene mayores interacciones y tasas de respuesta, por lo tanto, nuestras estrategias de mercadeo deberán adecuarse al cumplimiento y satisfacción de las necesidades de dicho grupo.

La audiencia, es un grupo de prospectos que pueden ser clientes potenciales.


Una estrategia efectiva es enfocarse en un mercado específico, creando beneficios auténticos en tu tipo de industria que te permitan acercarte a tu audiencia por medio de estrategias únicas. Para definir quién es tu cliente ideal te aconsejamos responder cinco preguntas:


1. ¿Cómo deben de ser mis prospectos?

2. ¿Cuáles son sus necesidades y problemas?

3. ¿Quién gana con mi propuesta de valor?

4. ¿Qué beneficios tiene mi producto o servicio que puedan aportar una solución?

5. ¿En quién confían mis prospectos?


Al enfocar tus campañas únicamente hacía aquellas personas que tienen posibilidad de convertirse en clientes podrás reducir gastos innecesarios de tiempo y dinero.


A continuación te enlistamos cuatro pasos que te ayudarán a delimitar a tu audiencia:

  • Identifica las motivaciones de tu audiencia. Al ponerse en los zapatos de tu cliente ideal, lograrás identificar sus necesidades y deseos.

  • Identifica tus oportunidades potenciales. Una vez que sepas cuáles son las necesidades de tu audiencia, podrás crear diferentes métodos para que logren alcanzar sus metas. Esto generará un sentimiento de pertenencia y satisfacción entre cliente y marca que te abrirá la puerta para que puedas identificar las oportunidades que se presenten.

  • Se específico. Sintetiza tus ideas para que tu cliente ideal comience a tomar forma.

  • Mide los resultados. Una vez que hayas definido a tu mercado, realiza pruebas para ver si tu producto o servicio es, realmente, lo que la audiencia que has definido necesita. Si no llegaste a los resultados esperados, es momento de redefinir tu público meta.

Llegar a conocer a tu audiencia, a profundidad, te llevará esfuerzo y tiempo. Sin embargo, esta estrategia puede traerte grandes beneficios que, a largo plazo, recompensará tu dedicación. Recuerda, hoy en día, tratar de alcanzar a todo tipo de audiencias puede resultar contraproducente y costoso.


Por otro lado, segmentar a tu audiencia te permitirá brindar un producto o servicio que esté diseñado específicamente de acuerdo a lo que tus clientes potenciales están buscando, brindándote una gran ventaja competitiva.